La soldadura eléctrica o soldadura de resistencia es de las más prácticas y habituales, por eso en Ferreacero queremos contarte al respecto.

Genera calor mediante un procedimiento termoeléctrico.
La corriente eléctrica pasa a través de las piezas que se desean ensamblar y las calienta hasta que terminan juntándolas. Cuando apartamos el foco de electricidad, las piezas se enfrían, solidificándose y quedando fusionadas.

VENTAJAS DE LA ELECTRICIDAD
-Los equipos que suelen utilizarse para esta soldadura se pueden encontrar en cualquier lugar, puesto que son muy habituales y suelen tener un precio más económico que los aparatos que se utilizan para otro tipo de soldaduras.
-Esta técnica de soldar es muy fácil de utilizar frente a otras, como la de gas o forjado.
-No genera ninguna llama y se puede emplear, tanto en espacios cerrados como en abiertos.
-Los resultados son óptimos y resistentes, con una durabilidad comprobada.
-Las soldaduras se hacen a gran velocidad, sobre todo en chapas finas de acero.

TIPOS DE SOLDADURA ELÉCTRICA
-Soldadura eléctrica por resistencia
-Soldadura de estaño
-Soldadura de electrodos
-Soldadura de arco sumergido

Cada una de estas especialidades tiene un soldador específico con el que se realiza la soldadura: de electrodos, eléctrico de estaño, por resistencia, de arco sumergido o de arco con electrodo. Los acabados que dejan este tipo de soldadores son muy buenos y estéticos, ya que actúan con una gran precisión.